Crónica de la Barcelona Games World.

img_20161013_174938

Hace un par de semanas, el 8 de octubre para ser más exactos, visité con unos amigos el que fue mi primer salón de videojuegos: la Barcelona Games World.

Si bien llevaba años queriendo asistir a algún evento del mundillo por una cosa u otra nunca se daba la ocasión. Hubo un tiempo que me planteé seriamente ir a la Madrid Games Week pero la idea se desechó rápidamente porque se iba demasiado de presupuesto. Después, por un amigo, conocí RetroBarcelona, el salón para los amantes de los videojuegos retro, al que no pude asistir los últimos años por diversos motivos de índole personal.

Este año, por fin, asistí a mi primer evento videojueguil que bien podría considerarse como dos distintos: por un lado, la Barcelona Games World; y por otro, la RetroBarcelona.

Después de un rato de cola, por fin pudimos entrar al recinto de La Fira donde viví mi primera experiencia sexista del día: un repartidor se negó a darnos unos flyers de promoción por ser chicas. Ni corto ni perezoso el buen muchacho retiró la mano cuando íbamos a coger los panfletos, nos dio la espalda y se los entregó a unos chicos que llevábamos a nuestra derecha. Sin ningún tipo de pudor o disimulo. Si para mi amiga esto no fue ninguna novedad en su vida, para mí sí que lo fue. Era la primera vez que me encontraba en una situación así, en la que yo era la víctima de este tipo de comportamiento. Me sorprendió y me indignó a la vez.

En la puerta del Palacio 2 nos esperaba nuestro tercer compañero de la jornada, que se unió a nosotras como si de un videojuego se tratase y a partir de ese momento seguimos la hoja de ruta marcada desde hacía unos días: deambular por las múltiples zonas, probar la VR de PlayStation, probar la simulación VR de Resident Evil, participar torneo de Super Mario Kart de la Super Nintendo que organizaba King Of Games, y por último, posibles compras.

La Barcelona Games World es un Salón del Manga pero de videojuegos, creo que esta es la definición que más se ajusta a las características del evento. Centenares de stands con las novedades del sector, miles de terminales para jugar, publicidad y tiendas. La verdad es que en este espacio, la planta baja del Palacio 2 de La Fira, estuvimos más bien poco. Lo que tardamos en dar una vuelta, coger los obsequios que te daban por ser de PlayStation Plus –que nos dieron gracias a mi amiga– y probar las VR.

VR EXPERIENCIA.jpg
Servidora muerta de miedo en la experiencia VR Resident Evil.

La experiencia VR de PlayStation es curiosa y muy interesante. Si bien el método de inmersión es brutal, los gráficos dejan mucho que desear, no son acordes a los que ofrecen las consolas de última generación. Primero, probé la experiencia Resident Evil con mis dos amigos. Fui la segunda en enfundarme las gafas por lo que ya había estado viendo en la pantalla parte del juego. Cuando por fin llegó mi turno vi que la diferencia de gráficos era abismal. Se nota tanto que al principio me mareé un poco (algo que también me pasa cuando veo una peli en 3D). Como ya he dicho unas líneas más arriba, el método de inmersión es increíble y realmente te sientes protagonista del juego, de hecho, pasé miedo y sufrí bastante porque no me gustan NADA los juegos/pelis de terror. El siguiente juego VR que probé era uno muy random y no entendí qué leches había que hacer, así que me dediqué a admirar la inmersión ante la atenta mirada de la gente que me veía moverme y hacer el tonto por ahí.

Hoy, no adquiriría un VR ni loca. Primero, porque no tengo PS4; segundo, porque es carísimo; y tercero y último, porque tiene muchísimo margen de mejora. Eso sí, dentro de unos años es una opción de juego muy a tener en cuenta.

IMG_20161008_104754.jpg

El resto del día nos lo pasamos en la RetroBarcelona, que disfruté muchísimo y que me gustó mucho más que el resto de la BGW. Vi una exposición de consolas antiguas, conocidas y desconocidas; probé muchísimas que no había visto en mi vida, mención especial a la Virtual Boy que me pareció chulísima; jugué y rejugué al Time Crisis y la nostalgia de las tardes de viernes en el New Park después de comprar mangas se apoderó de mí, buff; y participé en el torneo de King Of Games de Super Mario Kart (Super Nintendo), dónde viví el segundo y último momento sexista del día cuando un grupito de participantes me menospreció, ninguneó y puso en tela de juicio mis capacidades para pasar de ronda por ser mujer. Les callé la boca muy fuerte ganando la copa y pasando. Y ahí acabó mi andadura en el torneo porque en 16avos perdí, pero me sentí especialmente contenta al ver que ninguno de los individuos que me había criticado pasó de ronda. También desvirtualicé a Moroboshi, Toni, con el que llevo hablando e intercambiando opiniones desde hace tiempo vía Twitter. Poder charlar con él en persona me hizo muchísima ilusión.

caramelos-mario
La caja de caramelos en cuestión.

En cuanto a compras no cayó prácticamente nada, los juegos retro que era lo que más me interesaba tenían precios muy inflados y los que no, o no me interesaban o los he visto todavía más baratos por Internet. Lo único que compré, por llevarme algo como recuerdo de mi primer salón de videojuegos, fue una caja de caramelos con el sprite de Mario, un lego de Harry Potter y otro de Pikachu.

Fue una muy buena primera experiencia en un evento de estas características y seguro que repetiré. Espero una próxima Barcelona Games World y, sobre todo, una próxima RetroBarcelona a la que iré sí o sí ya sea dentro del marco de la BGW o fuera.

.

.

.

Este mensaje se autodestruirá.

Neuras returns.

Hacía bastante tiempo que no escribía algo que no fuese de cariz académico, y ya tocaba. La verdad es que tenía ganas pero no he tenido tiempo. De hecho, desde el 17 de diciembre del año pasado no me pasaba por aquí. Bueno, por aquí y prácticamente por ningún otro lado que no fuese Twitter o Facebook. No he tenido tiempo físico.

Un máster con prácticas ha ocupado todo mi tiempo durante el curso escolar. Ha sido satisfactorio en todos los campos, sobre todo en las prácticas, pero también ha sido duro, cansado y he tenido que currar muchísimo. Pero oye, sarna con gusto no pica.

He de recuperar el tiempo perdido en cuanto a lecturas –tanto de libros como de mangas–, quiero volver a escribir más a menudo aquí y en mis proyectos de novelas/guiones/cosas random, pero sobre todo quiero descansar y tomármelo con relativa calma.

Así que, dicho esto, solo puedo acabar de la forma que acabo todos mis post/entradas/como queráis llamarlo: este mensaje se autodestruirá.

Experiencia Noken 5.

noken

 

Hace dos semanas me presenté por primera vez al Noken 5, que para quien no lo sepa es el nivel más bajo del examen oficial de nivel de lengua japonesa. 

.

Así, el domingo 6 de diciembre a las siete de la mañana cogía mi coche dirección UAB, facultad de traducción e interpretación para llegar al examen una hora antes de que empezase para repasar y sobre todo, calmar los nervios en compañía.

Como os podéis imaginar, un domingo, encima un domingo de puente, a las siete de la mañana en la carretera no había NADIE. Así que en poco tiempo me planté en la UAB y allí empezó la odisea. Niebla, niebla por todo el campus. Acabé en la facultad de veterinaria y allí decidí bajar y buscar a un alma cándida que guiase de nuevo mis pasos o mejor dicho, mis ruedas. Frío, silencio, niebla y… Un segurata aparecido de la nada que me indicó cómo llegar al maldito edificio del examen.

Allí me encontré con mis dos compañeros de clase, uno, ya llevaba allí un rato; el otro, aparcó a mi lado. Los tres igual de nerviosos, comentando la jugada y encogidos de frío.

Llega la hora de presentar la documentación y nos asignan el aula, no me toca con ninguno de mis compañeros, de hecho, cada uno está en un clase diferente así que nuestros caminos se separan de momento.

Dentro del aula vuelve a ser necesario presentar el papeleo y después de las instrucciones empieza el examen que está dividido en:

  • Vocabulario (25 minutos).
  • Gramática (50 minutos).
  • Audición (30 minutos).

 

Parecen muchos minutos PERO TE QUEDAS CORTO y no mola, porque se tiene que responder rápidamente y luego, al acabar, no tienes tiempo para repasar, y eso en mi caso es un problema porque siempre me gusta echarle una última ojeada.

El primer examen, el de vocabulario, fue el más asequible. Salvo un par de preguntas muy sencillito. El examen de gramática fue… La muerte. Había estructuras que no sabía ni de su existencia, complicado y más aún cuando sabes que el tiempo juega en contra. Y la audición fue también difícil, además solo se puede escuchar una vez, con lo cual has de estar increíblemente atento. Si a esto se le suma que se dicen todas las respuestas ya… Vamos, que gramática y el equivalente al listening fue como ir de perdidos al río.

.

Una cosa que comentamos nada más acabar el examen fue que nuestra profesora nos había comentado que no tendríamos ningún problema a la hora de contestar y que seguro que aprobaríamos. Por esta razón, nos presentamos casi sin estudiar y convencidos de que iba a ser un paseo por el campo. Fuimos demasiado confiados y pagamos el precio. Pero bueno, ahora que ya lo sabemos no volverá a pasar.

También tengo que comentar, que los exámenes de prueba que hay por internet son totalmente distintos a los que te encuentras realmente, demasiado fáciles, insultantemente fáciles. Claro, luego te presentas y lloras xD.

La verdad es que probablemente recibiré un hermoso suspenso, de hecho, aprobar me parecería un milagro o una suerte tremebunda, pero la experiencia ha sido muy grata. Realmente, ha sido muy guay comprobar cómo se hacen este tipo de exámenes, los pasos que hay que seguir, ver el modelo que se usa y la eficiencia japonesa en cuanto a horarios y organización.

Ahora toca esperar a febrero para saber las notas. Para el próximo estudiaremos más y lo daremos todo. がんばろ!

.

.

.

Este mensaje se autodestruirá.

 

Crónica del XXI Salón del Manga de Barcelona, sábado 31 de octubre 3/3: Conferencia de Sadae Kasaoka, superviviente de Hiroshima.

Por fin he podido sacar un momento para escribir esto. Bueno, sin más dilación, disfrutad:.

.

Pues aquí tenéis la última entrada relacionada con el Salón del Manga de Barcelona. Esta vez, la conferencia de Sadae Kasaoka, superviviente de Hiroshima que relató su historia delante de una gran cantidad de presentes.

Debido a la gran cantidad de material que traigo del Salón del Manga de Barcelona –y que además, tiendo a enrollarme como una persiana– he decidido dividir la crónica en tres partes:

  • Saloneando.
  • Compras saloneras.
  • Conferencia de Sadae Kasaoka, superviviente de Hiroshima.

 

.Cuando supe que un superviviente de Hiroshima asistía al Salón del Manga no me lo pude creer. Igual que me gustaría conocer de primera mano la experiencia de un superviviente de Lager alemán, más conocido como campo de concentración, siempre he querido saber cómo vivió la población japonesa el impacto de las bombas nucleares..

A priori, era y es algo muy complicado porque son personas muy mayores que en muchos casos ya no están para dar charlas y conferencias. Aunque siempre pensé que si tenía la oportunidad de escuchar de primera mano la experiencia de algún superviviente sería el de un Lager y nunca imaginé -más que nada por distancia- que fuese la de un superviviente, valga la redundancia, de Hiroshima.

.Así que, presa de la emoción, el sábado 31 de octubre acudí al Salón con unas ganas locas de que llegasen las 17:30 de la tarde para escuchar a Sadae Kasaoka, superviviente del bombardeo de Hiroshima. 

Realmente, me sorprendió muchísimo que a la conferencia se le diese tan poco bombo y fuese tan poco mediática cuando, sinceramente, era un grandísimo acontecimiento que difícilmente se volverá a repetir. En los medios prácticamente no se hizo alusión y en los medios especializados, en los que pensé encontrar más información, simplemente se dijo la hora a la que se celebraba. En este sentido, me sorprende la respuesta de la prensa, porque creo que debería haberse cubierto la charla. En fin, no fue el caso, una lástima. Ahora bien, se podría decir que la cubrí yo. Periodista por un día.

.

Antes de empezar me gustaría mostraros el pequeño adelanto que Ficomic publicó en su web para anunciar la conferencia y presentar a la anfitriona:

El XXI Salón del Manga de Barcelona cuenta con la presencia de Sadae Kasaoka, una superviviente del ataque nuclear en Hiroshima que acercará a los asistentes su testimonio sobre el fatídico agosto de 1945.

En el momento de la explosión de la bomba atómica tenía 12 años y estaba en casa, a 3.5 km del hipocentro. Ella pudo recuperarse de las graves heridas que sufrió a causa de los cristales rotos, pero sus padres murieron, pues la explosión les sorprendió a corta distancia.

Durante décadas, fue incapaz de hablar sobre ello hasta que en el año 2000, cuando tenía 68 años, la escuela primaria a la que acudían sus nietos le pidió que compartiera su experiencia con los alumnos, junto a otros supervivientes de la comunidad. Sadae Kasaoka participa en el certamen gracias a la colaboración de la Fundación Japón y del Hiroshima Peace Memorial Museum.

En el marco del 70º aniversario de los bombardeos, el Salón del Manga acoge diversas actividades relacionadas con la efeméride, como la conferencia de Sadae Kasaoka o la exposición titulada Mangas nucleares. En esta, se mostrará algunas obras claves centradas en el ataque nuclear de 1945.

FUENTE: Ficomic.

.

Dicho lo cual, me dispongo a explicar la experiencia de la señora Sadae Kasaoka el 6 de agosto de 1945 cuando la bomba Little Boy impacta contra la ciudad de Hiroshima. Es una lástima no poder contar con la fotos personales e imágenes que acompañaron el testimonio de Kasaoka pero me fue imposible ir tomando notas y hacer fotos a la par, lo siento.

.

SADAE KASAOKA, SUPERVIVIENTE DE HIROSHIMA
Sadae Kasaoka, superviviente de Hiroshima.

Una abuelita entrañable sube al escenario acompañada de la que será su traductora, es Sadae Kasaoka, superviviente de Hiroshima. Durante casi una hora y cuarto explica a la multitud congregada en el espacio habilitado para las conferencias, que a las 8:15 de la mañana del 6 de agosto de 1945 la aviación americana aliada lanza una bomba nuclear que explota 600 metros antes de llegar al suelo, a unos 400 metros de donde hoy se encuentra el Museo Memorial de Hiroshima y el Parque Memorial de la Paz. Ese día había 350000 personas en la ciudad, murieron 150000. Antes de entrar en el momento de la caída de la bomba y cómo se desarrolló su vida a partir de ese fatídico día, quiere dar un pequeño contexto para que entendamos la situación previa a la desgracia.

Sadae tenía dos hermanas casadas que vivían con sus respectivos maridos y familia, un hermano mayor que murió en la guerra, otro estaba estudiando fuera de Hiroshima, en Kobe, y un hermano pequeño que estudiaba el equivalente a 5º de primaria a las afueras de la ciudad, en un intento de protegerlo de posibles bombardeos. Ella, que tenía 12 años, vivía con sus padres y su abuela.

Durante la guerra, el gobierno llevo a cabo un racionamiento de alimentos y se pasaba mucha hambre. Intentaban cocinar arroz con más agua de la necesaria para engañar al estómago pero muchas veces no lo conseguían. El combustible también era escaso y por ello tenían que recolectar leña.

Con 12 años ella ya trabajaba para ayudar a sus padres y a su vez iba a clase, donde les enseñaban a combatir con una lanza hecha de bambú. Estudiaban muy pocos contenidos académicos, se le deba prioridad a enseñarles el arte de la guerra, aunque de forma muy rudimentaria. El trabajo que desempeñaba consistía en crear cortafuegos para prevenir los incendios que producirían los futuros bombardeos.

El 6 de agosto se quedó en casa porque era su día de descanso en el trabajo. Recuerda ese día como uno muy cálido y soleado. Sus padres se habían ido a ayudar a unos amigos que vivían a 1 km del centro, pero ella no fue y se quedó con su abuela haciendo tareas del hogar. Recuerda que a las 7:30 de la mañana dejaron de sonar las alarmas antiaéreas y respiró aliviada. Terminada la faena asomó a la ventana y minutos después los cristales se hicieron añicos. Un viento muy fuerte la empujó hacia atrás y tuvo que hacerse un ovillo en el suelo, aunque en ese momento no lo sabía era el viento producido por la explosión. Sintió una presión muy fuerte en la cabeza que no pudo soportar mucho tiempo y se desmayó. Cuando despertó estaba llevas de heridas y atemorizada de miedo, fue a buscar a su abuela a la habitación de al lado y se fueron al refugio antiaéreo de la zona. Uno de sus vecinos ellos salió del lugar a explorar y al regresar estaba rosa por las quemaduras que le había producido la radiación. Nadie sabía qué había pasado, pero lo que sí sabían era que Hiroshima tal y como la conocían había desaparecido.

Cayó una lluvia negra, lluvia radioactiva y al ver que pasaban las horas y no sucedía nada más, decidieron salir del refugio.

Su colegio se convirtió en un hospital temporal para atender a los miles de heridos.

Su hermano, que estaba estudiando en Kobe, volvía a la ciudad en tren cuando cayó la bomba. Cuando llegó, se encargó de ir a buscar a sus padres. Unos familiares les avisaron de que su padre estaba en su casa, herido y él fue a buscarlo con una carretilla. Cuando lo tuvo frente a ella no lo reconoció, estaba hinchado, los ojos casi se le salían de las cuencas y su cuerpo, sin ropa, estaba completamente carbonizado. Supo que era él porque le habló de su madre y les pidió que fuesen a buscarla puesto que él la había perdido.

Para intentar calmar la quemazón de la piel de su padre le ponían por encima patatas ralladas y pepino a modo de cataplasmas. Intentaban no tocarlo demasiado porque la piel se desprendía por completo dejando paso a la carne viva. No tenían medicamentos y no podían hacer mucho más por él. Su padre muere el 8 de agosto a los 52 años preocupado por el futuro de su mujer y sus niños. Debido a la gran cantidad de muertos que había no pudieron utilizar el crematorio y por ello incineraron a su padre en la playa.

Todos los días sin excepción, su hermano iba por los hospitales y los hospitales de campaña provisionales intentando encontrar a su madre, pero no había forma. Repasaba una y otra vez las listas de fallecidos sin éxito, hasta que una mañana encontró su nombre en un tablón: había fallecido el mismo día que su padre. Lo único que les entregaron fue un mechón de pelo que nunca supieron si le perteneció realmente.

Su hermano nunca habló ni le explicó nada sobre todo lo que vio mientras buscaba a sus padres. Sadae piensa que vio tantísimo horror que no quiso darle forma de nuevo con palabras, en un intento de olvidarlo para siempre.

Al año siguiente de la explosión aparecieron granitos por todo su cuerpo, era una consecuencia de la radiación pero en aquel momento nadie lo sabía. Tardaron unos 6 meses en desaparecer.

Después de perder a sus padres, ella y sus hermanos tuvieron una vida difícil, no solo por tener que espabilarse solos, era porque les echaban de menos y en muchas ocasiones se sentían desamparados. Su hermano mayor tuvo que dejar de estudiar para mantener a la familia, una de sus hermanas mayores venía todos los días para ayudar a su abuela a cuidarles. Ella y su hermano pequeño iban a la playa a  buscar ostras para venderlas después en las pescaderías y contribuir en la medida de lo posible a la subsistencia de su familia.

Cuando su situación familiar se estabilizó, logró acabar sus estudios pero siempre se la discriminó y tuvo muchísimos problemas para encontrar trabajo. A los supervivientes se les tenía miedo porque se pensaba que la radiación que habían sufrido  en la explosión y los días sucesivos podía contagiarse.

Años después, se casó con un hombre que también era superviviente. Había estado tan expuesto a la radiación que a los dos años de sus nupcias muere de cáncer dejando huérfanos a dos hijos pequeños. Vivió de nuevo otra experiencia muy dura pero consiguió salir adelante.

Cree firmemente en la paz, no quiere que vuelva a repetirse algo como lo que sucedió en Hiroshima y Nagasaki y por eso viaja por el mundo explicando su experiencia. A día de hoy, no siente ningún tipo de rencor hacia los americanos aunque si que confiesa que en un principio les odió.

Para acabar, habla de que la llama que arde en el Parque Memorial de la Paz no se apagará hasta que las armas nucleares de destrucción masiva desaparezcan de la tierra.

.

.

Así terminó la señora Kasaoka de narrar sus vivencias y el espacio en el que nos encontrábamos se inundó de aplausos. Hubo un turno de preguntas en el que su opinión sobre el conflicto de Siria, la discriminación sufrida y las consecuencias de la guerra tuvieron un papel destacado y a las que Sadae respondió muy amablemente. Y después de ser despedida, de nuevo, con el calor del público se dio por finalizada la conferencia.

Me gustaría agradecer desde aquí a la Fundación Japón y al Museo Memorial de la Paz de Hiroshima por hacer posible que los asistentes al Salón pudiésemos disfrutar de la conferencia de Sadae Kasaoka. Escucharla ha sido una experiencia increíble e inolvidable que en muchos momentos consiguió emocionarme. Es increíble como pese a la sencillez de sus palabras estaban cargadas de significado, de fuerza, de lucha, de pasión.

Parafraseando al enorme Gabriel Celaya, la poesía, la palabra, la historia, es un arma cargada de futuro. De un futuro prometedor, de un futuro en el que no se repita Hiroshima, un futuro en el que la llama del Parque Memorial de la Paz se apague de una vez por todas. Gracias Sadae por tus palabras, por este retazo de tu vida y por tu experiencia. Gracias.

.

.

.

.

Este mensaje se autodestruirá.

Holi

¿Pensabais que había muerto? Pues no, pero casi (?).

Actualmente estoy jodidamente liada con el máster. Nunca había tenido tantísimo volumen de trabajo, ni siquiera durante los cuatro años de la carrera.  De hecho, ahora mismo estoy haciendo un trabajo, aunque bueno, realmente ahora mismo estoy escribiendo esto con lo cual tengo el trabajo ahí, tirado, esperando que le ponga punto final… Pero estoy por estos lares porque necesitaba, en la medida de lo posible, oxigenarme y quejarme de mi falta de vida y tiempo libre -que parece una tontería, pero son cosas que ayudan, quejarse y echarlo todo fuera siempre ayuda-. Y aquí estoy, contándoos mis penas estudiantiles a eso de las doce y media de la noche pasadas.

Qué hermoso. En realidad no.

.

En fin, esta entrada es para dar fe de que sigo viva y anunciar que este fin de semana terminaré, por fin, ¡aleluya!, las Crónicas del Salón del Manga de Barcelona. Además, prometo intentar subir al menos una entrada o dos por semana porque no me gusta tener esto demasiado abandonado.

Dicho lo cual, voy a ver si termino el maravilloso trabajo en el que me veo inmersa y logro acostarme a una hora mínimamente decente.

Nos leemos pronto.

.

.

.

PD: menudo cambio más horripilante le han hecho al formato de WordPress. Feo, feo, ¿eh? No me gusta nada.

.

.

.

Este mensaje se autodestruirá.

Crónica del XXI Salón del Manga de Barcelona, sábado 31 de octubre 2/3: compras saloneras.

Sigo sin tiempo entre semana para publicar entradas, cosa que me da bastante rabia. Pero en fin, es lo que hay… Os dejo con mis comprillas saloneras.

.

.

Pues aquí tenéis la siguiente entrada relacionada con el Salón del Manga de Barcelona. Esta vez os traigo mis compras.

Debido a la gran cantidad de material que traigo del Salón del Manga de Barcelona –y que además, tiendo a enrollarme como una persiana– he decidido dividir la crónica en tres partes:

  • Saloneando.
  • Compras saloneras.
  • Conferencia de Sadae Kasaoka, superviviente de Hiroshima.

.

Así, no habrá una entrada tamaño Quijote y os iré dejando con la intriga (?). Y nada, dicho esto, ¡empezamos!


.

En esta entrada vengo a hablar de compras, de mis compras en el XXI Salón del Manga de Barcelona. No es que comprase muchas cosas, la verdad, en comparación con otros años esto no es nada, ni una mínima parte pero ¿eh? Algo es algo.

Así pues, les presento mis compras:

  • Buenas noches, Punpun – Inio Asano. Norma Editorial.

.

buenas noches punpun

.

Cuando llegó a mis oídos que Norma Editorial traía como novedad del Salón del Manga el primer tomo de Buenas noches, Punpun supe que iba a ser una compra segura. Inio Asano me tiene el corasón conquistao’ desde Solanin, y saber que otra de sus obras más representativas llegaba a España fue una gran noticia. Pese a que prácticamente no sabía nada sobre este manga, algunos conocidos me habían dado muy buenas referencias y me habían explicado vagamente la sinopsis, pero me acabaron de convencer con un: “sigue un poco la línea de Solanin, va en esa estela”. Así que, una de mis primeras paradas en el Salón fue ir al stand de Norma y adquirirlo.

Después de leerlo he de decir que me ha gustado mucho, la historia de Punpun te toca desde el principio y además, el final del primer tomo te deja intrigado de forma total y absoluta. Y hasta aquí puedo leer para no hacer spoiler. Lo recomiendo encarecidamente.

¿Queréis saber más sobre las aventuras de Punpun? Os dejo una sinopsis: Punpun no es el típico estudiante de primaria. Pese a que siente los mismos impulsos que sus compañeros, empieza a descubrir a las chicas y el sexo, la situación familiar no es la más estable y deberá enfrentarse a ello como buenamente pueda… Y en principio, eso es visualizándose como un ave amorfa en un entorno extraño.

.

Precio: 8.50€

Número de tomos: 13, colección cerrada.

.

.

  • Pokémon – Hidenori Kusaka y Mato. Norma Editorial.

.

manga de pokémon

.

El manga de Pokémon fue la otra gran novedad del Salón que supe que iba a comprar desde el mismísimo anuncio. Siempre he sido una Pokéfan o Pokemaníaca y, si os soy sincera, pensé que este manga no llegaría nunca a España. Pero llegó de la mano de Norma Editorial, la cual utilizará un sistema de publicación realmente interesante. Os cuento: Norma ordenará los mangas por sagas de videojuegos, para que cada cual compre aquellos tomos que más le interesan. Así, si alguien solo quiere adquirir los tomos de Pokémon Amarillo, por ejemplo, puede comprar únicamente esos tomos y tendrá la “serie” de este videojuego completa. Y así sucesivamente con todos los juegos. Me parece una forma genial de publicar.

Al ser muy fan desde mi más tierna infancia, este manga no podía faltar en mi estantería. Además, creo que no necesita sinopsis ni presentación porque es POKÉMON y todos los hombres y mujeres de bien conocen a los monstruos de bolsillo.

.

Precio: 12€.

Número de tomos: 30, serie abierta.

.

.

  • Pies descalzos – Keiji Nakazawa. De bolsillo.

.

pies descalzos

.

Me enteré de la publicación de este manga cuando se anunció la exposición de los Mangas atómicos/nucleares. Como no lo conocía empecé a buscar información y me enteré de que es un manga autobiográfico sobre Keiji Nakazawa, superviviente de Hiroshima. Así, basado en las experiencias del autor cuenta la historia de cómo un niño de primaria afronta el bombardeo atómico del 6 de agosto de 1945 y todo lo que esto conlleva. Solo con lo recabado en esta pequeña búsqueda quise que formase parte de mi colección

Aún no he tenido el placer de leerlo porque el máster no me deja tiempo para NADA. Pero en cuanto pueda hacerlo le haré una bonita y hermosa reseña.

¿Os interesa? Os dejo la sinopsis: la historia de Gen es la historia de un superviviente. Su mirada es la de un niño de seis años que apenas comprende por qué su mundo se ha convertido en un infierno. Su testimonio da fe del sufrimiento de los que, como él, lo perdieron casi todo: la vivienda, las pertenencias, la belleza, los seres queridos. Sin embargo, en una ciudad donde solo parece haber lugar para el desaliento, Gen posee algo que lo hace muy especial: la esperanza de un futuro mejor. Pies descalzos es una oda a todos aquellos que sobrevivieron, un canto a la vida y un recordatorio de los horrores que los seres humanos son capaces de provocar.

.

Precio: 19.95€

Número de tomos: 4, colección cerrada.

.

.

  • 5 Elementos (tomos 10 y 11) – Jesulink. Publicaciones de Jesulink.

.

Untitled design

.

Soy seguidora de 5 Elementos desde que empezó la serie. Conocí Jesulink gracias a un muy buen amigo que me lo descubrió cuando solo se dedicaba a dibujar Raruto, la parodia española de Naruto. Apostó por mostrar a su público su propia serie y triunfó. Siempre compro los tomos en el Salón porque así Jesulink me los firma, algo que es de agradecer. La serie es desternillante y además cuenta con una muy buena historia. Muy recomendable para todos los públicos.

Si os interesa no dudéis pasaros por su web, en la que podréis ver todos sus proyectos: http://www.jesulink.com

.

Precio: 7.50€

Número de tomos: 11, serie abierta.

.

.

  • La esencia del japonés – Shuji Amano. Editorial ECU.

.

la esencia del japonés

.

Libro que compré como buena estudiante de japonés que soy. Como este año por el máster no puedo asistir a tantas clases como me gustaría, quería tener un libro de referencia –además de los conocidísimos Japonés en viñetas de Marc Bernabé– que me sirviera de apoyo en mis estudios desde casa. Este libro está preparado para que los lectores aprendan de forma autodidacta y el planteamiento y la estructura que sigue me parece muy apropiada. He hecho una lectura en diagonal de los primeros tres o cuatro capítulos y se entiende todo a la perfección, las explicaciones son claras, concisas y sencillas para evitar dejarte con dudas. Tengo que empezar a darle duro porque en menos de un mes me presento al Noken 5, así que がんばろ!

.

Precio:  11.95€

.

.

  • Pack libretas 30º aniversario de Super Mario.

.

libretas 30 aniversario super mario

.

En mi pulular por el Salón me topé con estas preciosas libretas que conmemoran el 30º aniversario de Super Mario. Además de ser una monada y tener un tamaño óptimo para llevar a cualquier parte de tu mochila o bolso, en su interior tienen imágenes extraídas de los juegos del fontanero italiano. Curiosas cuanto menos.

.

Precio: 12€

.

.

  • Cuadro de Yasunobu Shidami Amantes en el puente.

.

IMG_20151115_000014

.

Curioseando las tiendecillas del salón me encontré con el stand de Yasunobu Shidami, una artista que interpreta la cultura japonesa con sus más conocidos símbolos (geishas, samurais, etc.) y así lo muestra en sus maravillosas obras. Los precios iban desde los 12€ y subían en consecuencia dependiendo del tamaño. Esta artista tenía una gran cantidad de diseños para todos los gustos.

Al parecer, expone y vende en el Candem Market de Londres, pero poco más he logrado encontrar relativo a su persona. Os linkeo la única web que localicé sobre esta pedazo de artista: PÁGINA WEB.

.

Precio de esta lámina en particular: 12€

.

.

.

.

*Todas las imágenes de este post salvo la última están sacadas de las webs de las editoriales o las respectivas tiendas dónde se compraron los artículos*

.

Y hasta aquí mis compras saloneras. Este año hay un poquito de todo: mangas, libros, ilustraciones… Quizá falta alguna figura pero no vi ninguna “buena, bonita y barata”.

En fin, ¿conocéis/habéis leído/tenéis algunos de los mangas que he puesto por aquí? ¿Tenéis curiosidad por alguna de mis compras?

Al final me ha vuelto a quedar un tanto biblioso (?), no tengo remedio… Bueno, ahora sí que sí…

.

.

.

Este mensaje se autodestruirá.

Crónica del XXI Salón del Manga de Barcelona, sábado 31 de octubre 1/3: Saloneando.

La verdad es que me hubiese gustado subir esta entrada antes, bastante antes… Pero no ha podido ser. Actualmente vivo entre apuntes, trabajos y bueno, no tengo tiempo prácticamente de nada. Pero en fin, esto no toca aquí, así que allá vamos con el Salón del Manga.

.

.

Debido a la gran cantidad de material que traigo del Salón del Manga de Barcelona –y que además, tiendo a enrollarme como una persiana– he decidido dividir la crónica en tres partes:

  • Saloneando.
  • Compras saloneras.
  • Conferencia de Sadae Kasaoka, superviviente de Hiroshima.

.

Así, no habrá una entrada tamaño Quijote y os iré dejando con la intriga (?). Y nada, dicho esto, ¡empezamos!


.salón del manga

El sábado 31 amanecía con un sol fantástico, lo que tomé por buenos augurios saloneros. Así, ni muy tarde ni muy temprano ponía rumbo al Salón del Manga de Barcelona.

Después de encontrarme con mi novia en Sants Estació, enfilamos hacía la Fira de Barcelona, un paseillo de unos diez minutos aproximadamente. Cuál fue nuestra sorpresa al llegar sobre las 11 a Plaça Reina María Cristina y encontrarnos una horda de personas haciendo cola. Una enorme cola en la que estuvimos la friolera de hora y media, acojonante teniendo en cuenta que solo era para entrar porque todos veníamos con nuestra entrada de casa, pero en fin, es lo que hay. Aún así, era curioso ver a algún despistadillo preguntando por las taquillas porque no se había enterado que las entradas llevaban días agotadas.

.

Después de un ratito ratazo de cola a pleno sol, por fin logramos acceder al Salón. Ya se veía en los aledaños del escenario habilitado en la Plaça Univers el buen ambiente propio de este tipo de certámenes: cosplays, grupos de amigos, música…

Nosotras fuimos directas al pabellón 2, el principal, antes que nada a por firmas. Por desgracia, no conseguí ticket para la de Inio Asano, invitado de Norma Editorial, que era la única de autor japonés que me interesaba este año, pero eso no quería decir que no pudiese conseguir otras tantas que también necesitaba de autores españoles. Así, fuimos directamente al stand de La Cúpula a que la majísima Ana Oncina nos firmase sus fantásticos Croqueta y Empanadilla (que llevábamos de casa y eran primeras ediciones jejeje) de los que somos muy, muy, pero que muy fans. Acto seguido, directas al puesto de Jesulink a que me firmase los nuevos tomos, 10 y 11, de 5 Elementos.

.

Con las firmas en nuestro poder, llego el momento de pulular por todos los pabellones, cosa que hicimos a lo largo del día. El palacio o pabellón 4 lo encontré total y completamente desaprovechado. Prácticamente vacío, únicamente con los stands de Misión Tokyo y la expo y photocall de Star Wars. Además, había unas escaleras que realmente no sé qué pintaban allí. Parecía un párking con todas las de la ley, hasta en el tipo de suelo. Lo único bueno que puedo decir de este pabellón es que al no estar masificado, los lavabos estaban vacíos y no había que hacer cola.

.

En el palacio/pabellón 1 encontrábamos toda la zona de restauración y comedor con una gran cantidad de restaurantes que ofrecían manjares japoneses a precios asequibles. También, había una exposición de sakes muy chula y se hacían catas de los mismos a los mayores de 18 años. Además, en este espacio estaba la Zona Nintendo, con una gran cantidad de consolas para poder probar juegos y expositores con distintos amiibos y figuras de Disney Infinity. Y como ya es habitual en este tipo de eventos, Nintendo regalaba a todo aquel que se pasaba por allí una Nintendo Acción y un catálogo de juegos.

.

En el pabellón/palacio número 2 –sí, volvemos a él– encontrábamos todo el tinglao’: en la planta baja, podíamos ver todo el repertorio de tiendas y exposiciones; en la planta superior, encontrábamos los espacios más culturales. Después de hacer una serie de compras –de las cuales hablaré en la próxima entrada– me dediqué sobre todo a visitar las expos que más me interesaban: la que conmemoraba el 30º aniversario de Super Mario y la que recordaba los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki.

La exposiciónIMG_20151031_140418 que conmemoraba el 30º aniversario de Super Mario hacía un recorrido desde los inicios del fontanero italiano hasta su último juego, Super Mario Maker. En ella podíamos ver desde bocetos originales de muchos de los mundos que recorre Mario –y Luigi– para conseguir salvar a la princesa Peach de las horribles manos de Bowser, hasta una “monstruopedia” con los diferentes enemigos y “malos” de los juegos, pasando por una mini biografía de Shigeru Miyamoto, creador de la franquicia Super Mario. Una exposición muy interesante para todos los que hemos jugado a Super Mario y seguimos comprando muchos de los juegos en los que es protagonista.

.

IMG_20151031_140554
Bocetos originales de distintos mundos de Super Mario.

IMG_20151031_151756

.

Pero sin duda alguna, la exposición que más me interesaba este año y parte del Salón giraba alrededor de ella era la de los Mangas nucleares/atómicos. La II Guerra Mundial siempre me ha suscitado interés y era una exposición que no quería perderme y en la que estuve largo tiempo leyendo, releyendo y observando las fotos que se exhibían. Realmente es una exposición hecha con una gran sensibilidad que ponía los pelos de punta y hacía que las emociones estuviesen a flor de piel en determinados momentos de su recorrido. Además, parte del material mostrado en la exposición fue cedido (según tengo entendido) por el Hiroshima Peace Memorial Museum que se encuentra en el epicentro de los bombardeos en la ciudad de Hiroshima y que es un icono en la lucha contra el armamento atómico.

Como bien sabréis todos –y si no lo sabéis os lo cuento– hace 70 años que EE.UU bombardeó con armamento atómico a Hirsohima y Nagasaki. Los bombardeos de estas dos ciudades japonesas el 6 y 9 de agosto de 1945 pusieron fin a la II Guerra Mundial y devastaron los lugares en los que cayeron. Little Boy cayó sobre Hiroshima y Fat Man sobre Nagasaki y hasta la fecha, demos gracias, han sido los únicos ataques nucleares que se han dado en la historia.

La exposición mostraba por un lado, todo el imaginario que se había creado a raíz de las explosiones de las bombas en todas las disciplinas (cine, televisión, literatura, y sobre todo manga). Se destacaban algunos de los mangas que tenían como tema principal los bombardeos y en mi humilde opinión señalaré por encima del resto Pies descalzos de Keiji Nakazawa.

“Hongo” producido por la explosión.
“Hongo” atómico ondulante.

Por el otro lado, la exposición nos ponía en el contexto de las dos ciudades japonesas antes y después de las explosiones: fotografías de las ciudades antes y después del bombardeo, fotos de los hongos producidos por la explosión, historias personales de gente que sobrevivió y de la que no tuvo tanta suerte, objetos hallados en el epicentro por familiares de víctimas, lugares afectados por las bombas, información general de las explosiones y cómo afectaron a la población, etc. Se destacaba la historia de Sadako que quizá ya muchos conoceréis: sobrevivió a los bombardeos y 10 años después se le diagnosticó un cáncer. Sadako creía que si conseguía hacer mil grullas de papel se salvaría e iba haciéndolas a todas horas con la esperanza de sobrevivir. Pero su vida se truncó ocho meses después, cuando Sadako fallecía. La muerte de la niña conmocionó a los japoneses y se le hizo un monumento para su alma y la del resto de los niños que habían perdido su vida en la tragedia de los bombardeos atómicos.

.

Daños producidos por los bombardeos.
Daños producidos por los bombardeos.
Objetos hallados en el epicentro.
Objetos hallados en el epicentro.

…………………………………………………….

Lo he comentado más arriba pero la exposición está hecha con una gran sensibilidad, muy bien montada y me pareció increíblemente interesante. Me gustaría viajar a Japón algún día y uno de los destinos que están en mi hoja de ruta es, sin lugar a dudas, Hiroshima. Quiero ver toda la zona cero de los bombardeos, visitar el Hiroshima Peace Memorial Museum, recorrer las calles, ver los monumentos a la paz, en general, verlo todo. Haber podido disfrutar de esta exposición en Barcelona, en el Salón del Manga ha sido un regalazo. Lo más probable es que no sea ni la mitad de la mitad de lo que probablemente encontraré allí cuando vaya (espero que en un futuro próximo), pero ha sido toda una experiencia y desde aquí le doy las gracias a la persona que haya decidido montarla y traernos todo este material divulgativo y fotográfico.

Lugares después de la caída de las bombas.
Lugares después de la caída de las bombas.
Rayos caloríficos.
Rayos caloríficos.
Después de los bombardeos. Arriba Hiroshima, debajo Nagasaki.
Después de los bombardeos. Arriba Hiroshima, debajo Nagasaki.
La historia de Sadako
La historia de Sadako

 ……………………………………………………..

.

Para ir acabando porque se está alargando la cosa, he de decir que pensaba que el espacio de Pokémon sería una exposición parecida a la del año pasado, en la cual se trajo material del Pokémon Center de París. En este caso, la parte dedicada a los monstruos de bolsillo era solo un escenario con varias consolas para jugar a Pokémon Rubí Omega y Zafiro Alfa. Por otra parte, Norma Editorial ofreció un photocall bastante chulo para celebrar la licencia del manga.

Me imagino que el año próximo se le organizará algo grande al ser el 20º aniversario de la franquicia.

IMG_20151031_154930

.

La verdad es que ha sido un Salón muy interesante y muy bien aprovechado. Me encontré con casi todas las personas que sabía que iban y otras, bueno, tendré que verlas el año que viene o en otro lugar. Con ganas de la próxima edición, que además, girará en torno a la literatura japonesa de la cual no sé mucho –no más allá de Murakami– pero que también me interesa, todo lo que sea literatura me interesa, es la maldición de la filología (?).

En fin, dejémoslo por aquí. Seguiremos con la entrada “2/3: compras saloneras”, que espero que no se retrase tanto como esta. Si llegáis hasta aquí sois unos campeones porque la verdad es que se me ha ido un poco de las manos. ¿Vosotros asististéis al Salón? ¿Habéis ido alguna vez? Dejádmelo en los comentarios hombres y mujeres de dios.

En fin, espero que os haya gustado.

.

.

.

Este mensaje se autodestruirá.